Menu CULIBLANCO por FRANCISCO NIETO

martes, 5 de marzo de 2013

Iglesia Nª Señora de las Virtudes 05-08-2010 de Villamartín, Cadiz.




El templo parroquial IGLESIA Nª SEÑORA DE LAS VIRTUDES de Villamartín, Cadiz es un claro ejemplo del tipo denominado iglesia enchufada a causa de las características tan dispares que representan los pies y la cabecera en estos edificios.


La parroquia comenzó a construirse en la primera mitad del siglo dieciséis, posiblemente poco después de la fundación de la localidad en mil quinientos tres. Sus trazas se ajustaron a la tipología habitual en las iglesias mudéjares, con planta rectangular de tres naves separadas por pilares en los que apoyan arcos apuntados y la techumbre de madera. A esta fase corresponden los tramos de los pies y la capilla sacramental, que tiene bóveda de crucería.
Hacia mediados del siglo dieciseis se realizó un drástico cambio de las trazas, sustituyendo el viejo planteamiento de tradición medieval por un nuevo diseño plenamente renacentista para la cabecera, el crucero y un tramo de la nave. Los soportes son esbeltos pilares con columnas jónicas adosadas con cubiertas abovedadas, en forma de media naranja en el crucero.

El diseño se atribuye al maestro mayor de la archidiócesis hispalense Martín de Gainza, que también es autor de la sacristía, con bóveda muy similar a la de Santa María de Arcos, obra del mismo arquitecto.



Hernán Ruíz Segundo diseñó la torre fachada, situada a los pies del templo, que fue construida entre los años mil quinientos sesenta y dos, y mil quinientos sesenta y cinco. Tiene dos cuerpos. El primero concebido como un arco de triunfo, con dobles columnas de orden jónico a los lados entre las que disponen de hornacinas con las esculturas en terracota de San Pedro y San Pablo. El segundo cuerpo tiene un zócalo con inscripción alusiva a la virgen sobre el que apoya una hornacina con la imagen de la titular del templo enmarcada por columnas jónicas, rematándose el conjunto por un frontón ondulado. 
 Del mismo autor son las escaleras que unen la sacristía alta o Sala del secreto con la baja, extraordinaria obra de cantería. También es suya la capilla bautismal.

Una tercera etapa constructiva corresponde ya a las últimas décadas del siglo dieciocho. Se realizaron entonces una serie de obras dirigidas por el arquitecto sevillano Fernando Rosales, quien renovó las cubiertas y las bóvedas, hizo cambios en la decoración interior, construyó el coro y levantó los cuerpos superiores de la torre, además de otras intervenciones.  

El conjunto de bienes muebles que conserva al iglesia es muy valioso. Destaca el retablo mayor construido en el siglo diecisiete bajo la dirección de Francisco Dionisio de Rivas con esculturas de Pedro Roldán. A mediados del siglo dieciocho fue ampliado hasta cubrir todo el ámbito del presbiterio por el maestro Matías Navarro.
También es digna de mención la rica colección de platería, con obras de algunos de los principales orfebres, sobre todo sevillanos, de los siglos dieciséis al dieciocho.

Información web de Villamartin. Cadiz
Imágenes CULIBLANCO por FRANCISCO NIETO
Publicado 15-10-2010

Hacer clic para ver más entradas de VILLAMARTÍN

No hay comentarios: